“Papá, no me grites cuando juego, solo quiero divertirme”

papi

Cada vez que nuestros hijos o pupilos entran al campo de juego, un trozo de nuestras frustraciones, aspiraciones y sueños también entran a la cancha con ellos. No es justo exigirles rendir como si el resultado de su partido pudiera solucionar en algo esas proyecciones.

No olvidemos que ante todo el #fútbolesunjuego, que se debe vivir apasionadamente, #, pero como se vive la vida, para disfrutar e intentar, en cada zancada, alcanzar un poquito de felicidad.

Como #padres preocupémonos de que nuestros #hijos disfruten del partido y que no sea un sufrimiento para ellos exigiéndoles más de lo que pueden dar. Dejar que ellos tomen sus propias decisiones sin que nosotros irrumpamos en su momento de juego es también parte de la experiencia que deben vivir.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fffffffffffff