Con el Plan de Menores de la FPF se busca hacer justicia con jóvenes a los que nunca han dado una oportunidad, asegura Amhed

SELECCION PERUANA DE FUTBOL SUB 20 DURANTE SU PARTICIPACION EN EL TORNEO SUDAMERICANO SUB 20 ARGENTINA 2013

Para lograr su sueño de ser futbolista, Piero Ferreyra López viajó tres días en lancha por el río Amazonas. Se subió junto a otros 13 chicos y un delegado en su pueblo, Caballococha, en plena selva peruana. Comió, durmió y se bajó en Iquitos, a 1.000km de Lima. Casi un año después, Ferreyra López disfruta lo que era impensable hasta agosto de 2016: juega en el Sporting Cristal y en la Sub-15 de Perú.

Su potencial se hubiese oxidado anónimo si no fuese por el Plan de Menores que la Federación Peruana de Fútbol (FPF) implementó en marzo de 2016, un proyecto ambicioso que cuenta con el respaldo económico de FIFA a través de su programa de desarrollo Forward.

“Es hacer justicia con jóvenes a los que nunca les han dado una oportunidad”, le explica a FIFA.com Daniel Ahmed, director general de la Unidad Técnica de Menores.

Bajo la supervisión del presidente de la FPF, Edwin Oviedo, y del Director Deportivo, Juan Carlos Oblitas, el entrenador argentino busca revolucionar el fútbol peruano de base con “un proyecto que tiene un horizonte social y otro competitivo”.

Hasta 2016, apenas 6 clubes profesionales de la primera y segunda división contaban con categorías inferiores para jugadores entre los 12 y 18 años. Todos los clubes eran de Lima. No existía ninguna estructura de club profesional en el resto del país que formara adolescentes entre esas edades.

Un proyecto de cinco pilares

Gracias al plan de descentralización, en 2017 se sumaron equipos de otras regiones y ya son 15 con una estructura de juveniles Sub-15 y Sub-17. En 2018 agregarán la Sub-13 y el objetivo es que sean al menos 32 los clubes que compitan con chicos.

“El proyecto lo planteamos sobre cinco pilares. Las regiones, el desarrollo de menores en los clubes profesionales, el área educativa para los formadores, el área de desarrollo humano y las selecciones juveniles”, cuenta entusiasmado Ahmed.

Todo para que Perú tenga finalmente 48 clubes profesionales –hoy sólo lo son los de Primera División- que brinden una línea de carrera completa a sus jóvenes.

En 2016 se crearon Centros de Desarrollo en 20 regiones –en 2017 se llegó a las 25 que tiene el país- con un entrenador Sub-14, un Sub-16 y un administrador. Se vieron jugadores de cualquier rincón, se seleccionaron los mejores para trabajar en los Centros de Desarrollo y participaron finalmente en el primer Torneo Nacional de Selecciones Regionales de categorías Sub-14 y Sub-16.

Los clubes de Primera, guiados y estimulados por la FPF, observaron chicos y los incorporaron a sus equipos, obligados por el Sistema de Licencias FIFA para Clubes Profesionales a tener categorías inferiores. Ferreyra Carrasco, el chico que llegó en lancha a la prueba inicial, hizo todo el camino.

Desde marzo de 2017, él y los demás participan del primer campeonato de menores de clubes profesionales de Primera División en la historia del fútbol peruano: el Torneo Centenario Sub-15 y Sub-17. Ambos los solventa económicamente la FPF.

“Estamos ayudando a los clubes, porque por más que quieran tener un plan así, si no los ayudás, se les va a hacer muy difícil. Teníamos fútbol social, pero no teníamos equipos profesionales que asumieran la labor de construir el fútbol profesional de un país”,  afirma. 

El Plan de Menores, en datos

  • En 2016 se observaron 15.000 jugadores. Mil de ellos entraron a los Centros de Desarrollo
  • Más de 700 chicos Sub-14 y Sub-16 jugaron en 2016 el Torneo Nacional de Selecciones Regionales
  • Formación de 165 entrenadores para los Centros de Desarrollo
  • Más de 240 visores dedicados a identificar el talento en todas las regiones de Perú
  • 170 jugadores de esos Centros juegan el Torneo Centenario 2017 en 15 clubes profesionales
  • El torneo se televisa en abierto todos los sábados por el canal Latina.

Paralelamente, la FPF creó un programa anual que busca la formación integral de los chicos en educación académica y de prevención de conductas de riesgo. “Todo lo que tenga que ver con un desarrollo emocional, que no solamente jueguen a la pelota”, explica Ahmed.

Por ahora se aplica sólo en las selecciones juveniles y en una región como prueba piloto gracias al aporte de empresas privadas, pero antes de fin de año la intención es instalarse en dos regiones.

“Nos llevará entre 6 y 8 años llegar a todas. El fútbol es un instrumento social terrible. La cantidad de vidas que salvás insertándolos en el deporte y evitándoles muchas conductas de riesgo es enorme. Es la salud de un país”, asegura Ahmed.

El proyecto global deberá nutrir las selecciones nacionales con talento verdaderamente nacional. La Sub-17 que jugó el Sudamericano, formada sin este plan, tuvo 20 de 21 jugadores procedentes de Lima. La Sub-15, donde está Ferreyra López, cuenta con 11 jugadores del interior sobre 25.

Oblitas, gloria del fútbol peruano y Director Deportivo de la FPF, se ilusiona: “Se ha comenzado a construir lo que no se hizo en 30 años. Podemos olvidarnos del cortoplacismo y las improvisaciones”.

Fuente: Prensa FPF

1 Comment

  1. Rosario Gonzales

    23 Julio, 2017 at 5:14 am

    Me parece bien pero tienen que salir los veedorrs ahora que en la provincia de Cañete que se está viendo movimiento con respecto a la segunda allí deberían estar para poder conseguir a los jóvenes con talento y Uds terminar con su formación y sacarlos adelante.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *