Hay técnicos que traicionan a sus colegas para ganarse un dinero, quedándose incluso con su puesto de trabajo

furgo

Nuestro fútbol de menores continúa estando en el ojo de la polémica. Y es que no solo hay argollas y “tarjetazos”. También la falta de lealtad entre los entrenadores de menores es moneda corriente, a tal punto de hasta apropiarse de su puesto de trabajo. Para ellos, el fin justifica los medios.

Todo pasa por un bendito puesto de trabajo. “Pienso que en el fútbol de menores hay gente que por ganarse un dinero es capaz hasta de traicionar a sus amistades,. a las mismas personas que les ha dado trabajo. ¿Dónde queda la ética y los valores que supuestamente ese entrenador debería darle a sus alumnos? Hay un montón en el Perú, es nuestra realidad”, señaló Enrique Pajuelo, formador de menores.

En efecto, si no tienes valores cómo pretender formar a los niños en una academia. Si actúas con malicia, sin importarte los códigos y principios, cómo vas a querer enseñar a niños. Las oportunidades siempre van a llegar si te manejas con propiedad. Acuérdate que el fútbol da muchas vueltas y lo que hoy tu haces, mañana te lo podrán hacer a ti.

 

 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *