Conoce al club que aloja en su complejo a chicos de provincia y les brinda alimentación y estudios

futbl

El fútbol es el deporte más hermoso del mundo. Lo dicen muchas personas. En el Perú el club Héctor Chumpitaz se encarga de formar talentos y sobre todo personas de bien.

Desde hace 13 años, el club que funciona en Comas recluta chicos desde temprana edad y los guía de la mejor manera en el aspecto futbolístico. De estas canteras salió por ejemplo Edison Flores, quien llegó a esta institución a los 10 años.

“Flores estuvo con nosotros desde muy chico. De inmediato vimos que tenía un gran potencial y luego de unas temporadas llegó a Universitario por el vínculo que tenemos con dicho club”, señaló Francisco Gonzales, coordinador del club.

De Héctor Chumpitaz han salido varios jugadores que hoy juegan en clubes de la profesional, tal es el caso de Kevin Quevedo (Alianza Lima) y Saúl Salas (USMP).

Asimismo, en la actualidad Mijailov Cabanillas está jugando en la reserva de Alianza Lima, mientras que Nelson Cabanillas y Piero Quispe militan en la Sub-17 de Universitario de Deportes.

BRINDA VIVIENDA, ESCUELA Y ALIMENTACIÓN 

El cuadro comeño capta talentos de provincia y los trae a la capital para prepararlos en la alta competencia. En la actualidad son 7 futbolistas del interior del país que viven en el complejo y reciben alimentación y estudios.

“Apoyamos en el proceso de los jugadores con vivienda, comida y sus escuelas.  Ellos tiene mucho para dar en el fútbol pero como es lógico necesitan el apoyo de una institución. La mayoría proviene de hogares humildes, no queremos que el talento se trunque. En Chumpitaz siempre vamos a procurar apoyar al futbolista con condiciones. El fútbol te aleja de los peligros de la calle”, acotó Gonzales.

hector

Precisamente, sobre este factor, los directivos del Grupo Héctor Chumpitaz hace algunos años vivieron un momento complicado. Un chico del Callao, que llegó al club a través de un concurso, dejó de ir a entrenar de un momento a otro. La gerencia se comunicaba con él para pedirle que vuelva al fútbol, pero no se dio. Y un día el menor fue hallado muerto de un balazo en la cabeza en una calle del primer puerto.

Por eso, reiteramos, el fútbol hoy puede ser una salida a la sociedad violenta que vivimos. Y Héctor Chumpitaz va en ese camino, buscando el crecimiento en sus futbolistas. Por lo pronto, iniciarán su participación en la Copa de Oro B.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *