El zumo de frutas limitaría el rendimiento de los futbolistas

zumo de frutas futbol

Se abrió el debate. Unai Emery, entrenador del Arsenal FC, dio un paso más revolucionando los métodos de entrenamiento para su plantilla. En lo que respecta a nutrición, indicó que ha eliminado los zumos de fruta con el fin de mejorar el rendimiento de los jugadores.

Óscar Picazo, profesor del Máster Universitario en Entrenamiento y Nutrición Deportiva de la Escuela Universitaria Real Madrid – Universidad Europea, indicó – en diálogo con el portal Deporte y Vida – que es preferible la ingesta de las frutas a los jugos.

En sus palabras, los zumos de fruta aportan principalmente azúcares libres; entran dentro de la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de aquellas bebidas cuyo consumo conviene controlar, por contribuir en exceso a la ingesta de azúcar en la dieta de la población. Así, un consumo despreocupado puede aumentar en exceso la ingesta calórica, “ya que un vaso de zumo puede tener tanto azúcar como un refresco”.

“Algunos deportistas pueden tener intolerancia secundaria a la fructosa, y esto causarles molestias digestivas que limiten su rendimiento”, agregó.

El experto señala que la fruta entera es rica en vitaminas y minerales, además de antioxidantes. Y especialmente fibra soluble que se ha demostrado que ayuda a mejorar el control de los niveles de azúcar en sangre y también la salud intestinal. Además es saciante, por lo que se reduce el riesgo de una ingesta excesiva con respecto al zumo.

“Al igual que las pautas de entrenamiento y descanso han de estar controladas al milímetro, vigilar la nutrición de los futbolistas puede mejorar su rendimiento. Garantizar que se cubran las necesidades calóricas del deportista reduce el riesgo de sobre-entrenamiento y de inmunodepresión, que puede llevar por ejemplo a una infección respiratoria. Si además la dieta se basa en alimentos de calidad, ricos en nutrientes como vitaminas, minerales y fibra, reducimos el riesgo de lesión y mejoramos los tiempos de recuperación”, destaca Picazo.

En otro momento de la entrevista, el nutricionista manifestó que la clave está en basar la dieta en alimentos frescos mínimamente procesados. En este sentido, verdura en abundancia y la suficiente proteína de calidad para cubrir las necesidades del deportista, es una buena fórmula, complementada con un control de la carga de carbohidratos en función del volumen de entrenamiento o competición.

En el caso específico del desayuno, Picazo sostiene que todo dependerá del momento de la temporada y del menú del resto del día, “pero lo ideal sería que incluya una ración de proteína en forma de huevo, lácteo, o incluso carne o pescado, complementada con fruta y la cantidad de carbohidratos programada en función del programa de ese día”.

Por otro lado, señaló que si bien la base nutricional puede ser la misma para todo el equipo, la nutrición personalizada dará ese pequeño plus de calidad que puede marcar la diferencia.

“Desde lo más obvio que es la ingesta calórica, pasando por alergias o intolerancias alimentarias, preferencias personales, estar pasando por algún proceso infeccioso o digestivo, estar en recuperación de una lesión, o incluso la genética personal, son factores que deben tenerse en cuenta para adaptar la nutrición a cada jugador”, puntualizó.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fffffffffffff