En menores se compite para aprender, sin embargo primero se debe aprender para competir

ggg

Uno de los males de nuestro fútbol es la presión innecesaria por lograr un título en un certamen de menores. Ello pasa en todos lados.

Sucede que los formadores deben definir bien sus roles: y uno de ellos es aprender para competir y no competir para aprender. Es muy fácil optar por el facilismo: reunir a los mejores jugadores de una categoría (de diferentes equipos) y saltar al ruedo en un torneo.

De hecho que vas a tener más opciones para campeonar, pero dónde queda el trabajo táctico, los valores, el respeto hacia las costumbres de una determinada escuela. Lo más valioso es enseñarle a los niños el sentir del fútbol, tanto en la teoría como en la práctica y cuando los jugadores estén lo realmente preparados hacerlos competir en un certamen.

De esa manera, todos van a salir ganadores; El técnico, jugador y padres de familia.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *