La FIFA amplía medidas de acogimiento a los menores en el fútbol

menores FIFA

Debido a los casos de perjuicios e indefensión que se daban en menores que cambiaban de país y no podían practicar el fútbol en un equipo federado, la FIFA modificó recientemente la normativa de las trasferencias internacionales de menores de edad en el balompié mundial.

El cambio se remonta al 2013 cuando la Federación Andaluza (RFAF) – según informa EFE – envió en noviembre una carta a la FIFA donde reclamaba cambios en esta normativa “ante los casos de gravedad ocurridos en Andalucía”.

Hasta ahora la normativa de la FIFA, que la RFAF consideraba “injusta” y “desproporcionada”, solo contemplaba las excepciones recogidas en el artículo 19, apartado 2 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA, como el cambio de residencia de los dos padres biológicos del jugador, que además debían estar ambos trabajando, o la llamada “norma de los cinco años”.

En palabras de la RFAF, dicha situación dejaba un vacío legal que afectaban a menores en otras circunstancias, como el caso de los refugiados o los que vivían con un solo progenitor.

“Hay una cosa muy bonita que puede hacer el fútbol y es dejar jugar a todos los niños inmigrantes que tenemos aquí y que las normas de FIFA no nos permiten”, dijo Herrera.

Nuevas excepciones

Ahora la Secretaría General del máximo ente del fútbol mundial ha remitido a todas sus asociaciones una circular en la que explica los cambios referentes a las transferencias internacionales de jugadores menores de edad. Asimismo, a través de una ‘Guía para la aplicación de un jugador menor’ se detallan las nuevas excepciones incluidas.

Estas incluyen la mudanza internacional por motivos ajenos al fútbol, no solo de los padres, sino también de uno de ellos si tiene la custodia, o del tutor legal en caso de fallecimiento o retirada de custodia a los padres.

Así mismo, si el jugador tiene entre 16 y 18 años y se traslada dentro del territorio de la Unión Europea o tiene nacionalidad europea; o si el jugador menor y el club están a menos de 50 kilómetros de la frontera común entre ambos.

Otras excepciones son la del jugador menor que se inscribe por primera vez y ha vivido al menos cinco años de forma ininterrumpida en el país donde pretende inscribirse; o si el jugador menor es un estudiante de intercambio en el extranjero.

Además, una causa por la que se puede inscribir a un menor en un equipo federado de otro país es si éste es un refugiado por razones humanitarias, acompañado de sus padres o sin compañía de los mismos.

 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *