Por encima de los conocimientos, la lealtad es fundamental en el cuerpo técnico

lealtad futbol base cuerpo tecnico

Por encima de los conocimientos, la lealtad es fundamental en el cuerpo técnico. Así lo aseguran desde la escuela de entrenadores de fútbol Aneff de España. Y es que, a diferencia de hace algunos años atrás, hoy en día los entrenadores de fútbol piensan que si cuentan con compañeros de gran capacidad, se tendrá mayor éxito y que serán capaces de aumentar la efectividad y rendimiento en cada uno de los apartados que necesitan trabajar y controlar dentro del equipo. Así, el ambiente de exigencia generado será un aliciente para todo el cuerpo técnico y un respaldo físico y psicológico de confianza para los futbolistas.

Para Conra Galán, Director de Aneff, antes de iniciar la aventura, se comprueba que cumplen los requisitos de amistad, cercanía y lealtad por encima de los conocimientos y preparación, “ya que vas a depositar una gran carga sobre ellos de confianza, confidencias e incluso sentimientos”.

El segundo entrenador, sostiene Galán, colabora estrechamente con el primer entrenador, ayudando a dar forma a sus conceptos, colaborar en sus entrenamientos y observar a los futuros contrincantes entre las acciones más importantes.

“El fútbol es como la música, a cada entrenador le gusta una canción, un intérprete, al final de cuentas, él es quien decide, su cuerpo técnico está para ayudarlo a que el equipo triunfe”, enfatiza.

Por tal, “la lealtad en los cuerpos técnicos es un principio que básicamente consiste en nunca darle la espalda al entrenador que ha hecho posible que estés en un determinado equipo, y en el que sin su ayuda nunca hubieras estado, es decir, el cumplimiento de honor y gratitud”.

“Si nos preguntaran qué valor preferiríamos que los demás tuvieran hacia nosotros cuando vivimos trabajando en grupo seguro que optaríamos por el de la lealtad”, asevera.

Y es que ese valor o virtud que hace que el entorno sea fiel y respetuoso, que no fallen cuando se lo necesita y que esté con uno en las buenas y las malas.

Sin embargo, para nadie es un secreto que muchas directivas, cuando la situación del equipo no es la ideal, buscan en el segundo entrenador la opción para cubrir la baja del entrenador al que han echado o ha dimitido. Pero “en la gran mayoría de los casos estos no aceptan el cargo, por el principio de lealtad”.

“Otros sí lo hacen y quedan marcados; pasan a convertirse en compañeros tóxicos, en gente muy mal vista dentro del colectivo de entrenadores de fútbol y en la que raramemente alguien confiará”, lamenta.

Porque, en palabras del Director de Aneff, “la deslealtad del cercano es el ataque de lo inesperado, y bajo este prisma supone abrir una herida fácil por la desprotección personal que se tiene hacia quien solo esperas ayuda y no traición.

“Tus palabras dicen quién quieres ser, tus acciones definen quién eres”, finaliza.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fffffffffffff