VIDEO: Con 14 años, pasó de hacer dominaditas en un semáforo a fichar por un club profesional

ivan genes historia

Digno de aplaudir. Con 14 años, pasó de hacer dominaditas en un semáforo a fichar por un club profesional. Esta historia nos llega desde Ricardo Brugada, uno de los barrios más antiguos y peligrosos de Asunción de Paraguay. Pero podríamos tener aquí en Perú historias así.

Iván Genes tiene – además de muchos sueños – sólo 14 años. Aunque en su barrio del país centroamericano, la delincuencia juvenil y el desempleo son pan de cada, tiene mucho optimismo en el futuro. Su caso – con la esperanza como el principal ingrediente – es una narración dichosa de leer.

Como a muchos, el fútbol es la pasión de este adolescente. Siempre soñó con probarse en un club, entrar a un estadio y ganarse los aplausos de los hinchas. Sin un papá, con una madre desempleada y una hermanita menor casi a su cargo, en los últimos años no le quedó otra que postergar su deseo. Así, convirtió la esquina de Mariscal López y Charles de Gaulle en ese césped que siempre imaginó pisar.

Ahí, entre el tráfico de autos y gente que camina apurada, Iván empezó a ganarse unas monedas con su mejor amigo, el balón. Las dominaditas se lo permitían. Sea con la diestra, su pierna más hábil, otras veces con la zurda, haciendo malabares con la pelota, su gran talento se mostraba. Y para nadie pasaba desapercibido.

Pero un día – con el fondo musical de ‘Pronto llegará, el día de mi suerte’ – todo cambió. Aníbal Coronel, periodista y conductor de Uno AM (medio local), con el semáforo en rojo, lo miró, lo estudió y se enamoró de su arte. Tras estacionarse, con celular en mano, lo grabó a Iván y le hizo un par de preguntas, a las que éste respondió con una sonrisa en los labios.

El hombre de prensa compartió con sus seguidores de Twitter el video y – a Dios gracias – en cuestión de segundos se viralizó.

En el video, Iván contó que era hincha de Guaraní, uno de los clubes emblemáticos de Paraguay. Ahí los dirigentes del equipo que actualmente dirige el argentino Daniel Garnero entraron en acción. Y lo buscaron. Y lo encontraron. Y – cual cereza del postre – lo invitaron a conocer a los jugadores de Primera.

Y el pasado miércoles llegó el gran día. Llegó puntual al estadio Rogelio Livieres y fue recibido por Juan Alberto Acosta, el presidente del club, como una celebridad. Estaba todo preparado para hacerlo vivir uno de los días más felices y, también para sorprenderlo: tras la bienvenida, Iván comenzó a recibir regalos.

foto ig

Primero le dieron una camiseta oficial del club. Luego, ropa de entrenamiento y un par de chimpunes. Pero lo que le más entusiasmaba era la posibilidad de bajar al campo de juego para compartir unos minutos del entrenamiento con el plantel profesional.

Pasó. Y la risa de Iván se confundía con las lágrimas de su mamá.

Tras la foto grupal con los futbolistas y la firma de autógrafos, Iván recibió otra noticia: Regis Marques, uno de los representantes de futbolistas más conocidos de Paraguay, se puso en contacto con su familia. Y, luego de un breve encuentro, firmaron un contrato de asistencia para que esta joya del balompié pueda cumplir su sueño.

“Como es hincha de Guaraní, vamos a llevarlo ahí. Pero en caso de que no se pueda por algún motivo, ya hablé para que vaya a Olimpia. La única condición que le puse es que deje la calle y luche por su sueño. Yo lo voy a ayudar mensualmente. El resto depende de él”, dijo el representante.

Hoy lo logró y seguramente irá por más.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fffffffffffff