Yo sí puedo jugar y estudiar. Tú también lo puedes hacer

juegoy

El fútbol y los estudios deben ir de la mano. Es una ecuación muy simple. No hay pretexto que valga. Y es que un deportista que lleva una profesión será más valioso para la sociedad y será visto como un ejemplo.

Hay institutos que te ofrecen una carrera al alcance de tus posibilidades. Claro, hay que sacrificarse para poder culminar tu carrera. El fútbol, mejor dicho los entrenamientos, son solo dos horas al día. Hay tiempo para descansar y luego ir a estudiar.

El que estudia triunfa; es un refrán conocido que tiene mucho de cierto. Hay que acordarse que el fútbol es una carrera corta, muy corta. Por eso, los papás deben recomendar a sus hijos que estudien una carrera para que más adelante, cuando dejen de jugar, puedan defenderse en la vida.

En nuestro fútbol, por ejemplo, si ya pasas la barrera de los 30 años ya eres visto como un futbolista viejo y por lo tanto los entrenadores y dirigentes, poco a poco, te empezarán a dejar de lado. Es ahí que el jugador cree que es el momento de darle otro giro a su vida. Y como estudió, ya tiene con qué defenderse en la vida. Ojo, viene la familia. Y el pan siempre debe estar en la mesa del hogar.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *