Empezó en los arenales de Ventanilla y hoy está en la selección nacional

nene

 Inició sus sueños de fútbol en los arenales de Ventanilla.

 No tuvo formación de menores. Su fútbol lo aprendió en la calle.

 Cruzaba la ciudad viajando más de dos horas para jugar en Lurín.

 Jugó Interligas desde tercero de secundaria y fue figura con el Sport Audaces.

 Trabajaba de madrugada haciendo de arlequín en la hora loca y, a la mañana siguiente, se ponía las zapatillas para poder jugar (a veces con la cara pintada).

 Pepe Mallqui lo vio en Copa Perú y se lo llevó al Sport Ancash.

 Fue figura de la Segunda División con 11 goles y 4 asistencias.

 La rompió en la final de la Segunda ante Cantolao y luego le hicieron contrato para jugar en Primera División.

Hoy, el llamado de Ricardo Gareca es el premio que Sandro Rengifo siempre esperó. Los sueños de barrio también se hacen realidad. Nunca dejes de soñar. Nunca.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

ffffffffffffff